La colposcopia es una muestra tomada del cuello uterino para recolectar células y verificar su apariencia. La presencia de células cervicales anormales en el cuello uterino requiere exámenes adicionales, incluida una colposcopia para diagnosticar una posible lesión precancerosa del cuello uterino. Esto debe realizarse cada 3 años en todas las mujeres de 25 a 65 años.

La detección del cáncer cervical tiene ventajas. La prueba de detección utilizada es la citología, también conocida como prueba de Papanicolaou. Es una elección personal, depende de ti. Aquí hay algunos beneficios para ayudarte a tomar una decisión.

La detección por citología cada 2 a 3 años, en mujeres de 21 a 65 años, disminuye el riesgo de morir de cáncer cervical:

De cada 1,000 mujeres que no participan en la detección, 10 podrían morir de cáncer cervical;

De cada 1,000 mujeres que participan en la detección, 2 podrían morir por este cáncer.

Por lo tanto, hay 8 muertes menos por cáncer cervical entre las 1,000 mujeres que se realizan el papanicolaou.

La detección puede detectar células anormales en el cuello uterino que podrían convertirse en cáncer. Esto le permite al médico extirpar la parte del cuello uterino que contiene estas células antes de que se desarrolle el cáncer. Por lo tanto, la detección disminuye el riesgo de contraer cáncer cervical.

Si el cáncer ya está presente, detectarlo antes mediante la detección mejora las posibilidades de recuperación.

Cualquier duda no dudes en llamar a Dr. Luis Alberto Meléndez Negrete.